3 Razones sorprendentes por las que la actividad física es buena para los niños

Bienestar, Blog

Según la Organización Mundial de la Salud, más del 80 % de los adolescentes no realizan la hora recomendada de actividad física todos los días. Muchos expertos han atribuido el aumento de la obesidad infantil a esta gran disminución de la actividad física, pero el peso y el tamaño corporal no son las únicas razones por las que los niños deberían salir y hacer ejercicio todos los días. Según la Dra. Julie St-Pierre, MD, PhD de Montreal, Canadá, los beneficios de la actividad física van mucho más allá de un peso saludable, especialmente cuando se trata de niños y adultos jóvenes. Ella comparte sus tres mejores razones  por las que deberíamos alentar a nuestros hijos a moverse más. 

  1. Mayor concentración y rendimiento académico

Sentarse y concentrarse durante largos períodos de tiempo, como los niños tienen que hacer en la escuela, requiere mucho esfuerzo. La Dra. St-Pierre dice que hacer ejercicio regularmente es en realidad una excelente manera de ayudar a los niños a concentrarse. Cuanta más actividad física realicen los niños en un día, más probabilidades tendrán de permanecer sentados, aprender y recordar cosas en la escuela. Puede hacer que la escuela sea más agradable para el estudiante y ayudarlo a completar su trabajo y tarea más rápido, permitiendo aún más tiempo para la actividad física. Esto crea un ciclo positivo que puede convertirse rápidamente en una gran rutina en la vida de un niño. 

  1. Mejor sueño

Según la Dra. St-Pierre, un niño que realiza actividad física de manera regular definitivamente tendrá una mejor calidad de sueño que un niño que no lo hace. Y los expertos coinciden en que el sueño es indispensable cuando se trata del desarrollo infantil. Los niños que duermen lo suficiente tienen una mejor salud física y mental. Además, dice la Dra. St-Pierre, los niños que duermen lo suficiente tienen menos antojos de alimentos azucarados y tienden a tomar decisiones más saludables durante el día, incluso sin el estímulo de sus padres. 

  1. Autoestima mejorada 

El ejercicio, especialmente en forma de deportes organizados o actividades extracurriculares, ayuda a mejorar la autoestima de los niños. Cuando los niños juegan un deporte, explica la Dra. St-Pierre, tienen la oportunidad de establecer y alcanzar objetivos grandes y pequeños. A medida que avanzan en sus objetivos, sienten que están triunfando y aprenden a construir sobre su éxito, tanto en un equipo deportivo como por su cuenta. Esta perseverancia y confianza a menudo se lleva a la edad adulta y conduce al éxito durante toda la vida. 

La actividad física es asombrosa para la salud de todos, pero esto es especialmente cierto para los niños. Los expertos dicen que los padres deben procurar que sus hijos tengan una hora de actividad al día por lo menos, pero cualquier cantidad es mejor que nada. Y no tiene que ser un deporte o actividad organizada. La Dra. St-Pierre alienta a los padres a ayudar a los niños a encontrar actividades físicas que disfruten o que padres e hijos puedan hacer juntos. No lo pienses demasiado. Simplemente comiencen y disfruten de cómo se siente moverse y estar saludable como familia. Pronto, tus hijos elegirán jugar en lugar del tiempo frente a la pantalla ellos solos y cosecharán los beneficios.

Menu