4 pasos simples para hábitos saludables por la mañana

Bienestar, Blog

Por Madeleine Ortiz

Piensa en lo que hiciste cuando te despertaste esta mañana. ¿Te lavaste la cara, pusiste agua para el café y luego tendiste tu cama? ¿Te ataste los zapatos de deporte para la caminata de la mañana y luego te sentaste a tomar un tazón de yogur? Tal vez te metiste en la ducha, luego preparaste a tus hijos para la escuela antes de salir corriendo para empezar el día. Lo que hiciste esta mañana, probablemente fue bastante similar a lo que hiciste ayer, y todos los días durante la última semana y el mes pasado cuando te despertaste. Eso es porque, según el psicólogo de salud, el Dr. Michael Vallis, nos demos cuenta o no, ya tenemos una rutina matinal establecida.

Ya sea que nos demos cuenta o no, nuestros cerebros adoran los hábitos, y a primera hora de la mañana es un buen momento para implementar rutinas que nos preparen para días saludables y felices. Y la gran noticia es que el Dr. Vallis dice que es más fácil de lo que piensas cambiar tu rutina matutina actual “menos que perfecta” para tener una rutina más fluida y productiva. 

1)  Analiza tu rutina matutina actual. 

Incluso si sientes que tus mañanas están muy desorganizadas, el Dr. Vallis está dispuesto a apostar que en realidad ya tienes más de una rutina matutina de lo que piensas. Para la próxima semana, escribe todo lo que haces y el orden en que lo haces durante la primera hora más o menos después de despertarte. Conviértete en un detective de tu rutina matutina y sé detallado con tus notas y observaciones. Cuando termine la semana, reserva un tiempo para revisar tus notas. Una vez que tengas una mejor idea de cómo es tu rutina actual, será más fácil establecer qué funciona y qué no. Resalta todos los aspectos positivos de tu rutina, como hacer tu cama todos los días tan pronto cuando te despiertas, nunca saltarte un paso en tu rutina de cuidado personal o tomarte el tiempo para sentarte y tomar un desayuno saludable. Cuando esté completo, sin juzgar, echa un vistazo a algunos de los hábitos que no son tan útiles… presionas el botón para repetir la alarma varias veces, revisas las redes sociales en la cama durante 20 minutos después de que suena la alarma, te pruebas 5 camisas diferentes antes de elegir la que deseas usar para el día o sales corriendo con el estómago vacío. 

2) Escoge algo que te gustaría lograr como parte de tu nueva rutina. 

Después de descubrir qué está funcionando actualmente y qué necesitas mejorar, haz una lista de lo que lograrías como parte de tu nueva rutina matutina. El Dr. Vallis recomienda que tus objetivos sean específicos y realistas. Por ejemplo, en lugar de algo vago como “Quiero meditar en la mañana”, tu objetivo debería ser algo como “Voy a meditar durante 5 minutos al menos 3 mañanas a la semana”. Es mejor escoger metas que sean alcanzables y luego conseguir éxitos de a poco en lugar de elegir metas inalcanzables que terminarán desanimándote. También sugiere comenzar con un nuevo hábito a la vez por la misma razón. Una vez que tu primer hábito nuevo se convierta en rutina, puedes agregar otro nuevo. 

3) Junta el nuevo hábito a uno ya establecido. 

Una vez que hayas elegido el nuevo hábito, podrás decidir cómo se adaptará a tu rutina matutina actual. El Dr. Vallis sugiere adjuntar el nuevo hábito que te gustaría incorporar a uno ya establecido. Si deseas empezar a tomar una vitamina o un medicamento, tómalo después de cepillarte los dientes. Mantén el medicamento cerca de tu cepillo de dientes para que el hábito establecido y el nuevo hábito se vinculen, y así el nuevo hábito será más fácil de recordar. Si tienes una meta mayor, como hacer ejercicios por la mañana, el Dr. Vallis dice que esperes a tomar tu taza de café de la mañana hasta después de hacer tu caminata. Saber que no puedes tomar tu taza de la mañana hasta después de llegar a casa puede ser un gran incentivo para que salgas por la puerta y camines. Entrelazar los nuevos hábitos con los antiguos puede hacer que las transiciones sean más fáciles de lo que piensas. 

4) Solo empieza.

A veces, empezar es la parte más difícil de integrar nuevos hábitos en tu rutina. Incluso con objetivos inteligentes, preparación y buenas recompensas, los primeros pasos pueden ser desalentadores. El Dr. Vallis también tiene una solución para esto: repítete que solo tienes que hacer una pequeña parte de tu objetivo y si deseas puedes parar después, si eso quieres. Si tu objetivo es meditar durante cinco minutos, el Dr. Vallis te anima a decirte que solo tienes que hacerlo por 1 minuto. Si tu objetivo es correr por la mañana, prométete que puedes dar la vuelta después de 5 minutos si ya no tienes ganas. La mayoría de las veces, una vez que hayas superado la dificultad inicial de empezar, lo seguirás hasta el final, incluso si te dijiste que solo tenías que hacerlo por unos minutos. 

¿Por qué vale la pena invertir este tiempo en rutinas matutinas?

Nuestros cerebros están más frescos por la mañana. No nos hemos fatigado por los cientos de decisiones y tareas que tenemos que completar durante el día. Por eso, si estás buscando agregar un hábito nuevo y saludable a tu vida, las mañanas son el momento perfecto para hacerlo. Incluso si no te identificas como una persona mañanera, considera usar los pasos del Dr. Vallis para tener mejores mañanas a fin de lograr tus objetivos de salud. ¡Tendrás algo de lo que te sentirás orgulloso todo el día!

Menu