Alimentación saludable a bajo precio

Bienestar, Blog

Por Paula Diaque Ballesteros, MS, RD, CDE y Madeleine Ortiz

Llevar una alimentación saludable puede sentirse como una tarea imposible, particularmente cuando los productos de moda, y alimentos saludables cuestan más de los que normalmente planeas gastarte en el supermercado. Afortunadamente, la idea de que para comer saludable debes de gastar mucho dinero es un mito, según la nutrióloga Paula Diaque Ballesteros. Ella nos comparte 9 recomendaciones para llevar una alimentación saludable a un bajo precio.

1) Compara los precios

El ahorrar dinero a veces es tan simple como comprar en diferentes lugares. Investiga qué lugares venden las cosas o alimentos más baratos, sobre todo aquellas que compras frecuentemente. A veces cuesta menos en el supermercado o en el mercado; busca el mejor precio. No olvides preguntarle a tus amigos y familiares, ellos pueden tener alguna recomendación o lugar donde puedes obtener los productos a menor precio.

2) Conoce la temporada

El clima diverso de México y su rica tierra permite que tengamos una variedad de deliciosas frutas y verduras.  Sin embargo la disponibilidad o el precio de ciertas frutas y verduras cambiará según la temporada. Para obtener el mejor precio trata de comprar los productos de temporada o cuando se tiene mayor disponibilidad del producto. Las frutas y verduras de temporada no solo son más baratas, sino tienen ¡mejor sabor y nutrimentos!

3) Planea

Haz el menú de la semana y crea una lista según lo que necesites para ese menú. Cuando vayas al supermercado sigue esa lista. Al planear tus comidas aseguras que solo compres lo que necesitas y que no sobre comida, por lo que no se desperdicia comida al final de la semana y ahorras dinero.

4) Come en casa

Cuando comes en un restaurante, no solo pagas la comida sino el servicio y la experiencia, por lo que puede ser mucho más caro. Si quieres ahorrar, trata de comer en casa la mayor parte de tiempo. Si no te da tiempo de comer en casa por el trabajo, puedes llevarte comida de casa para comerla en el trabajo o comedor. Comer en casa o llevarte comida no solo te ayuda a gastar menos dinero sino comes mucho más saludable.

5) No pagues el empaque

Actualmente puedes encontrar empaques de alimentos muy bonitos y llamativos. Puede ser tentador comprar aquello productos que están empacados de manera ordenada, cortados o listos para comer. Pero cuidado con esto, ya que puedes comprar el mismo producto mucho más barato, pero sin el empaque tan elaborado. También podrías escoger un día de la semana para cortar y dejar listos las frutas y verduras o incluso la comida – de esa manera ya no tendrás la tentación de comprar productos listos para comer.

6) Compra a granel

La compra a granel siempre es más barata. En la central de abastos o en el mercado pueden vender productos a granel como granos, nueces, frutas y verduras. Esto te ayudará a ahorrar y evitar que vayas muchas veces al supermercado.

7) Utiliza las sobras

Las sobras de la comida pueden (y deberían) ser parte de tu plan de alimentación. Esto te ayudará a preparar menos comidas y por supuesto dinero. Si planeas utilizar lo que sobre de las comidas anteriores tendrás un menú mucho más eficiente y a menor costo.

8) Almacena correctamente los alimentos

Si vas a comprar a granel o a utilizar las sobras de la comida, es importante que los alimentos se almacenen correctamente. Mantén la comida en recipientes bien cerrados para mantenerlos frescos y te duren más. Guardar ciertos alimentos en el refrigerador evitará que se echen a perder rápidamente. Entre mejor se almacene los alimentos y comida, se gastará menos en comprar alimentos que no se pudieron consumir.

9) Busca alternativas de carne

La carne puede ser uno de los productos más caro en tu lista del supermercado. Si la carne es un producto importante en tu lista, busca aquellos lugares y cortes donde se vende más barato. Sin embargo, es importante saber que se pueden obtener los nutrimentos y proteína de otros productos. Por ejemplo, los frijoles y el arroz, son una fuente importante de aminoácidos esenciales y proteína. El huevo, garbanzo y lenteja son alimentos de bajo costo y que proveen una buena cantidad de proteína.

Menu