Cinco consejos para una conversación positiva con un médico sobre el peso

Bienestar, Blog

Cualquiera que se haya puesto a dieta, y haya perdido peso y luego haya recuperado una parte o la totalidad de ese peso, sabe que la pérdida permanente de peso no es fácil de lograr solo. Más y más evidencias están demostrando que la mejor manera de perder peso y no recuperarlo es con el apoyo de un profesional médico. Pero hablar con un médico sobre el peso puede ser intimidante. Use nuestros cinco consejos para aprovechar al máximo cualquier visita a un consultorio y ponerse en marcha hacia una pérdida exitosa de peso.

1. Llame con anticipación.

Los médicos están muy ocupados, y las citas a menudo se programan con poco o ningún tiempo entre los pacientes. Para evitar sentirse apurado, el Dr. Terenzi, un médico de atención primaria, sugiere llamar al consultorio con anticipación y hacerle saber al personal que usted necesitará más tiempo. Explicar cortésmente que usted tiene preguntas y temas específicos que tiene que discutir con su proveedor que requerirán más tiempo de lo habitual ayuda al consultorio a prepararse, y le permite tener una consulta más relajada y beneficiosa con su médico.

2. Esté preparado para sacar primero el peso a colación.

Un estudio reciente reveló que menos de la mitad de las personas que viven con obesidad han discutido su condición con su médico. La Dra. Judy Shiau, especialista en la pérdida de peso, dice que a muchos médicos de atención primaria les cuesta preguntarle a un paciente sobre su peso. ¿Su mejor consejo para evitar la incomodidad? Saque usted mismo su peso a colación cuando hable con su médico. Una buena manera de comenzar, dice, es simplemente preguntar: “¿Podemos hablar hoy sobre mi peso?”

3. Traiga su diario de comida.

Lo que usted esté comiendo puede desempeñar un papel en su peso, pero también pueden desempeñarlo el cuándo y el por qué lo está comiendo. El Dr. Michael Lyon, jefe del programa médico de control de peso de Vancouver, dice que usar un diario de alimentos es una de las mejores herramientas para identificar los hábitos alimenticios. El Dr. Lyon recomienda hacer un seguimiento de qué, cuándo, por qué e incluso cómo está usted comiendo durante algunas semanas antes de ir a la cita con el médico. Sea lo más detallado y honesto posible, dice. Su proveedor de atención médica no está allí para juzgarle sino que está allí para ayudarle. Obtener una imagen detallada de su dieta y estilo de vida le permitirá entender mejor su condición, y conducirá a soluciones mejores y más eficientes.

4. Tenga las preguntas preparadas.

Las investigaciones indican que menos del 30 por ciento de las personas que viven con obesidad que habían hablado con sus proveedores de atención médica sobre el peso encontró efectiva la conversación. Para aprovechar al máximo su consulta, el Dr. Terenzi dice que es una buena idea prepararse un poco. La terapia cognitivo-conductual, la cirugía y la medicación son todas intervenciones basadas en la investigación que han demostrado ser de ayuda para la pérdida de peso a largo plazo. El Dr. Terenzi sugiere leer sobre cualquiera de estas opciones basadas en la investigación que parezca encajar en su estilo de vida y escribir luego una lista de las preguntas que usted tenga para su médico. Si usted lo desea, puede incluso escribir un guion. Usted se sentirá más seguro y será menos probable que olvide algo que le gustaría preguntar.

5. No tema abogar por usted mismo.

El 94 por ciento de los médicos estará de acuerdo en que la obesidad es una enfermedad crónica y compleja. Desafortunadamente, muchos de esos mismos médicos creen que la dieta y el ejercicio por sí solos son una solución viable. “Las dietas no funcionan”, dice el Dr. Lyon. “El tratamiento para la obesidad es mucho más complejo y requiere un enfoque multifacético, y su peso no es su culpa“. Si su médico lo culpa, hace que usted se sienta avergonzado o simplemente no ha recibido todavía la capacitación necesaria para ayudarle, está bien pedir una referencia a un especialista en la pérdida de peso. Si él no puede o no quiere darle una referencia, está bien buscar otro médico. No tema abogar por usted mismo.

Aunque todo esto puede parecer intimidante, recuerde que sus médicos realmente quieren que usted esté sano. Prepararse antes de su cita les ayuda a ayudarle a llegar a su mejor peso y salud.

Menu