Cómo permanecer en el buen camino con hábitos saludables

Bienestar, Blog

Para muchos de nosotros, la incertidumbre y los cambios que han llegado con la pandemia por COVID-19 han alterado nuestros hábitos y rutinas saludables. Nos encontramos comiendo más (en particular, comiendo más comida chatarra por estrés), haciendo menos ejercicio y luego sintiéndonos ansiosos porque aumentamos de peso. Aquí hay seis estrategias que pueden ser útiles mientras intentamos permanecer en el buen camino con hábitos saludables y priorizar el buen cuidado personal.

Empieza cada día con el pie derecho. Encuentra una rutina que te funcione y te ayude a comenzar el día con un tono positivo.  Fija un objetivo. Escribe en un diario o simplemente di en voz baja en qué te vas a concentrar durante el día. Trata de hacer “dos cosas buenas” cada día: algo que harás por ti mismo y algo más que harás por un amigo o vecino. Mantén tus metas pequeñas y realistas, y luego consúltate tú mismo al final del día.

Haz que la mejor elección sea la más fácil. Este puede ser el momento perfecto para reorganizar tu alacena y tu congelador.  Mueve los artículos para que las opciones mejores y más saludables sean las primeras que veas cuando abras la puerta. Coloca las zanahorias pequeñas en un tazón de fácil acceso para picar.   Deja las uvas o los arándanos en la parte delantera del congelador para una merienda dulce rápida.  Pon tus zapatillas deportivas en la puerta principal para que estén listas para usar. Este es también el momento de tratar de evitar comprar alimentos que sabes que son particularmente tentadores para ti. Trata de evitar usar ese músculo de fuerza de voluntad si puedes…

Intenta algo nuevo. Sé flexible. Puede ser difícil encontrarte con lo que estás acostumbrado a comprar en el supermercado. Si el suministro de frutas y verduras frescas es limitado, revisa los pasillos de enlatados y congelados para opciones bajas en carbohidratos, como judías verdes, espárragos, tomates, coliflor y bayas. Prueba algunas opciones nuevas de proteínas, como salmón enlatado, tilapia congelada u opciones vegetarianas, como tofu y frijoles blancos.  Prepara una nueva receta. A continuación, compartimos dos excelentes que se pueden preparar con alimentos que no perecen fácilmente. Comparte ideas con tus amigos (¡y con tu comunidad de Facebook!)

Sigue moviéndote. ¡El ejercicio es tan importante como siempre, si no más! Demasiado tiempo delante de la pantalla (reuniones de Zoom o maratones en Netflix) está contribuyendo a que nos movamos menos. Planifica el tiempo para moverte por la mañana y configura tu alarma para recordarte que debes levantarte y salir. Este puede ser un buen momento para probar algo nuevo en la privacidad de tu hogar, como yoga o zumba, ya que se ofrecen muchas clases de ejercicios sin costo en línea.

Reconoce tus sentimientos. Durante este momento difícil, podemos estar llenos de dolor o preocupación por nosotros mismos o por nuestros seres queridos. No dejes de lado los sentimientos. Muchos expertos coinciden en que ser capaz de reconocer el dolor o la preocupación es el primer paso para controlarlo. Mantén tu enfoque en el momento presente y en lo que puedes controlar. Mira las cosas buenas que suceden a nuestro alrededor: brotes de primavera, numerosos actos de bondad, equipos de atención médica que trabajan duro y todas las personas increíbles que mantienen abiertas nuestras tiendas de comestibles y farmacias.

Practica estrategias para lidiar con los antojos. En momentos de estrés, los antojos suelen ser más fuertes de lo habitual, pero eso no significa que las estrategias habituales para “dominar una ola de antojos” no sean útiles.

Lo principal es recordar que este es un momento difícil, pero juntos podemos superarlo y lo superaremos. Haz lo mejor que puedas para mantener el rumbo y sé amable contigo mismo cuando te quedes un poco corto. Está bien, todos estamos haciendo nuestro mayor esfuerzo.

 

Menu