Las mejores maneras de vencer un estancamiento de pérdida de peso

Bienestar, Blog

Por Madeleine Ortiz

He estado comiendo bien, haciendo ejercicio y cuidando mi salud mental. ¡Los kilos están desapareciendo y me siento genial! Entonces sucede. El temido estancamiento de la pérdida de peso. Mi trabajo duro no ha cambiado, pero mi pérdida de peso se ha detenido abruptamente. El Dr. Yves Robitaille, director de un centro médico metabólico en Montreal, Canadá, dice que es inevitable. 

Nuestro cuerpo está diseñado para mantenernos vivos, y una de las formas en que lo hace es tratando de mantener nuestro peso, sin importar cuál sea nuestro peso. Cuando perdemos peso, dice el Dr. Robitaille, nuestro cuerpo piensa que es porque la comida es escasa. Empieza a ralentizar nuestro metabolismo para evitar que pasemos hambre. Si bien la comida rara vez es escasa en el panorama alimentario moderno de hoy, nuestra biología no se ha puesto al día con el medio ambiente. Por eso, según el Dr. Robitaille, no importa cuánta fuerza de voluntad tengamos o cuánto trabajo hagamos para perder peso, al final todo el mundo va a llegar a un estancamiento. 

“Se vuelve bastante desalentador”, dice. Cuando pasas por alto los dulces en la oficina, soportas el hambre y nunca te pierdes una sesión de gimnasio… y TODAVÍA no ves que la balanza se mueve, es extremadamente frustrante. Sin embargo, él te insta a pensar en la pérdida de peso como el cambio de un estilo de vida completamente sedentario a convertirte en un corredor de maratón. No sucederá en tres semanas y ni siquiera en tres meses. La pérdida de peso lleva años. Primero empiezas a caminar, luego a correr, luego 5 km, 10 km y después con el tiempo correrás la maratón. Y enfatiza que durante el entrenamiento puedes lesionarte, puede llover durante un mes entero, puedes empezar a perder la motivación o puedes sentir que nunca puedes esforzarte más de 8 kilómetros: no será una línea recta desde el sofá hasta la maratón. Es normal y comprensible, y con la pérdida de peso sucede exactamente lo mismo. 

Desanimarte es parte del proceso para lograr cualquier objetivo importante, reitera el Dr. Robitaille. Y esos momentos de desánimo son en realidad los más críticos en el camino hacia el éxito de la pérdida de peso. El reflejo normal que tenemos cuando alcanzamos un estancamiento es detener todo y empezar a torturarnos con la culpa nosotros mismos. Sin embargo, culparte a ti mismo o a tu falta de fuerza de voluntad, según el Dr. Robitaille, en realidad es la salida fácil. Te permite rendirte y detener el proceso. 

En cambio, recomienda usar los estancamientos como un indicador de que es hora de buscar apoyo, al igual que un corredor de maratón se comunicaría con un entrenador cuando está atascado o con un fisioterapeuta cuando está lesionado. Nunca te avergüences o te preocupes por decirle a tu médico que tienes dificultades, dice. No se sentirá decepcionado o triste; te ayudará a echar un vistazo a lo que puedes hacer para superar el problema. Los médicos, dietistas y otros profesionales de la salud entienden mejor que nadie que finalmente la pérdida de peso se detiene y se producen estancamientos. Es por eso que tienen las herramientas y los tratamientos que pueden ayudarte a encontrar formas de superar este período normal de desánimo. 

“Siempre hay esperanza, siempre hay soluciones”, dice el Dr. Robitaille. Por lo tanto, comunícate con tu equipo de apoyo y haz que sea el momento en que finalmente rompas ese temido estancamiento. 

Menu