¡No creas lo que se dice en la publicidad! Cuatro DATOS sobre la obesidad…

Bienestar, Blog

Probablemente no haya una condición médica más incomprendida que la obesidad, por lo que en honor al Día Mundial de la Obesidad, aquí presentamos cuatro DATOS sobre la obesidad.

Dato 1: La obesidad es una enfermedad crónica

Muchas personas creen que las personas que viven con obesidad o exceso de peso solo tienen un problema con la fuerza de voluntad, es decir, que si solo trabajaran con más ahínco por comer menos y moverse más, perderían peso y no lo recuperarían. Resulta que esto está LEJOS de la verdad.

Como especialista en obesidad con sede en Toronto, el Dr. David Macklin afirma: “Hay gran cantidad de evidencia médica que sugiere que luchar contra el peso es una verdadera condición médica compleja, con influencia ambiental y genéticamente conferida”.  

¿Por qué ese es el caso? Tiene que ver con cómo nuestros cuerpos evolucionaron hace decenas de miles de años cuando la comida no estaba tan fácilmente disponible. Digamos que comienzo una dieta y empiezo a perder peso; desafortunadamente, mi cuerpo piensa que eso se debe a que la comida de pronto es muy escasa y comienza a defenderse, tratando de evitar una pérdida de peso adicional y esforzándose por volver a mi peso original. Mi metabolismo se reduce, por lo que quemo menos calorías y mis hormonas se recargan para que yo tenga más hambre, a la vez que se reducen las hormonas que me hacen sentir lleno. Esta es la forma en que mi cuerpo se protege, realmente piensa que estoy en peligro. Incluso las personas más motivadas que hacen dieta luchan contra su propia biología y, en última instancia, casi todas las personas que hacen dieta recuperan el peso, con frecuencia incluso un poco más. Son estos mecanismos los que hacen que la obesidad sea una enfermedad crónica, “así como el asma, la depresión, el Parkinson” afirma la Dra. Laura Reardon, experta en obesidad en Halifax.  

Dato 2: La genética juega un rol importante

“Lo que pesamos es el resultado de lo que comemos y de la cantidad de ejercicios que hacemos” es una creencia muy común. De hecho, la verdad es que la genética juega un rol importante en lo que pesamos, “al punto que determina un lugar cercano al 80% de nuestro tamaño y forma”, sostiene el Dr. Macklin.

Prosigue e indica que los números son muy similares para la altura, pero dice que “realmente no se ve que las personas se culpen a sí mismas o que se consideren como inferiores simplemente porque no alcanzaron la altura que realmente sienten que deberían haber alcanzado, aun cuando la influencia genética sea la misma, entre el tamaño y la altura de nuestro cuerpo”.

Tendemos a ver la altura como algo determinado por nuestros genes, a la vez que creemos que nuestro peso está bajo nuestro control y es más complejo que eso. 

Dato 3: Para la mayoría de las personas, la dieta y el ejercicio por sí solos no son suficientes…

Para aquellos que creen que la fórmula para controlar el peso es simple, que todo lo que tenemos que hacer es comer menos y movernos más, esta es la realidad.  Para la mayoría de las personas, la dieta y el ejercicio por sí solos no son suficientes para ayudar a alcanzar y mantener un peso más saludable. Parte de esto tiene que ver con la naturaleza de las “dietas”, tal como las pensamos clásicamente.

El Dr. Ali Zentner, experto en obesidad de Vancouver, lo expresa de esta manera: “El desafío con las dietas es que no funcionan. Las dietas tienen un comienzo, una parte media y un final. El desafío con una dieta es que aboga por la restricción. Aboga por la negación, la privación. Aboga por esforzarse más por algo, como que “solo hay que trabajar con más ahínco y odiar esto” por un período de tiempo. Sin embargo, cuando se trata de obesidad, tienes que hacer eso para siempre”.

Hacer cambios sostenibles hacia un estilo de vida más saludable es importante, pero cuando no es suficiente, necesitamos probar algo más además… 

Dato 4: EXISTEN tratamientos para ayudar a cualquier persona a alcanzar un peso más saludable

Aquí están las buenas noticias: hay otros tratamientos disponibles, otras soluciones además de las dietas y los ejercicios, o el uso de más fuerza de voluntad.  El Dr. Sean Wharton, médico experto, lo expresa de esta manera: “Hay recursos para ayudar a mantener ese peso y no es mediante la fuerza de voluntad. Tú ya fallaste con la fuerza de voluntad una y otra vez. Por lo tanto, debe ser algo diferente, como la cirugía bariátrica, los medicamentos o la terapia cognitiva conductual. Entonces hay esperanza. Hay una respuesta, hay una respuesta por ahí”.  

Y el primer paso para encontrar la respuesta que ESTÁ ahí es hablar con tu médico acerca de obtener tratamiento médico para tu peso. Podría implicar que te deriven a un especialista o explorar algunos de los tratamientos médicos disponibles con tu médico de familia, ver a un profesional de la salud te ayudará a encontrar un plan personalizado adecuado para ti y tu situación. Investiga e infórmate tal como dice Judy Shiau, especialista en Ottawa: “Es realmente valioso buscar atención médica, ya sea con tu médico de atención primaria o si te derivan a una clínica especializada para controlar el peso. No hay nada de malo en buscar esa ayuda profesional”.

Menu