Una gran mañana comienza con un sueño reparador

Bienestar, Blog

Tener una mañana significativa a menudo supone un día más feliz y saludable, y de acuerdo con los expertos, una de las mejores maneras de asegurarse de que usted comience el día con el pie derecho es tener un sueño reparador.

Si usted está leyendo esto y pensando que tener un sueño reparador es más fácil de decir que de hacer, no está solo. Las agendas apretadas, el estrés y los trastornos del sueño son solo algunas de las razones por las que el Dr. Michael Lyon dice que la mayoría de las personas no está durmiendo lo suficiente. Y la falta de sueño, continúa el Dr. Lyon, está contribuyendo a problemas de salud como la fatiga crónica, el aumento de peso y la ansiedad, entre otras cosas. Aunque al principio podría parecer difícil, el Dr. Lyon y otros expertos están de acuerdo en que hay formas de mejorar la cantidad y calidad del sueño, y en este artículo hemos recopilado algunos de sus mejores consejos para hacer precisamente eso.

Asegúrese de que usted esté durmiendo lo suficiente.

Dormir es importante, y el Dr. Lyon dice que la mayoría de nosotros simplemente no está durmiendo lo suficiente. El sueño, dice, no solo contribuye a la productividad, sino también a la longevidad y debería ser un asunto primordial. Decida qué tareas pueden esperar para que usted pueda obtener las horas que necesita (generalmente entre 7 y 9 para el adulto medio). No se sienta culpable por decir no a eventos y otras cosas si tiene que sacrificar el sueño para hacer que sucedan. Usted y todos los que lo rodean se sentirán mejor si su sueño es lo primero.

Vaya a la cama a la misma hora cada noche.

Hay una razón por la que sus padres le dieron una hora de dormir. El Dr. Lyon dice que una hora consistente de dormir conduce a un sueño más consistente. Al principio, ir a la cama cuando todavía quedan tareas por hacer o cuando usted no esté particularmente cansado podría parecer extraño, pero según la Dra. Mariana Mercado García, mientras más lo haga, más se convertirá en un hábito. A medida que su cuerpo se acostumbre a la rutina, su ciclo de sueño comenzará a adaptarse, lo que significa menos tiempo contando ovejas y más facilidad para conciliar el sueño.

Despiértese a la misma hora cada mañana.

Cuando usted no tiene trabajo u otra obligación que requiera que se despierte a cierta hora, puede ser muy tentador quedarse acurrucado debajo de las sábanas. Sin embargo, la Dra. Mercado García recomienda resistir el deseo de dormir hasta tarde. Al igual que acostarse a la misma hora todas las noches, levantarse a la misma hora todas las mañanas ayuda a que su ciclo de sueño entre en una rutina. La hora consistente de despertarse también le ayudará a acostarse a la hora programada, ya que es menos probable que usted se acueste tarde si se despertó temprano. Confíe en que las semanas iniciales de incomodidad valdrán la pena a la larga y usted se estará despertando sin un reloj despertador en un abrir y cerrar de ojos.

Apague sus dispositivos con pantalla.

La Dra. Mercado García nos dice que cuando se trata de dormir, los dispositivos con pantalla son el enemigo. Ella recomienda apagar los dispositivos por lo menos 30 minutos antes de la hora de dormir, y dejar los televisores, las tabletas e incluso los teléfonos fuera del dormitorio. La luz de la pantalla puede afectar nuestro ciclo de sueño, nos informa la Dra. Mercado García, así que aunque podría ser difícil al principio, prescindir de los dispositivos con pantalla durante la noche es una de las mejores cosas que usted puede hacer por su sueño y su salud en general.

Tenga cuidado con la cafeína.

La cafeína puede afectar a todos de manera diferente, pero los expertos están de acuerdo en que es mejor dejar de consumir cafeína por lo menos 4 horas antes de la hora de dormir. El Dr. Lyon incluso dice que quizás algunas personas tengan que dejar de tomar café y otras bebidas con cafeína por lo menos 7 u 8 horas antes de la hora de dormir. Tenga en cuenta cuándo lo consume y cómo le afecta, y luego planifique en consecuencia. Su sueño es lo suficientemente importante como para saltarse el café con leche de la tarde (o hacer café descafeinado).

Tenga una rutina para dormir.

Ya sea que usted se dé cuenta o no, probablemente tiene una rutina matutina: despertarse, cepillarse los dientes, encender la cafetera. Esta rutina ayuda a indicarle a su cerebro y su cuerpo que es hora de comenzar el día. El Dr. Lyon dice que podemos ayudar a nuestro cuerpo de la misma manera en la noche creando una rutina nocturna. Él sugiere tener un par de tareas que usted realice en el mismo orden todas las noches, 10 a 20 minutos antes de que esté listo para acostarse. Ya sea lavarse su cara y luego escribir en su diario, o tomar una vitamina en la noche y luego completar un par de filas de su tejido de punto, usted puede elegir cualquier cosa que funcione para usted. A medida que usted realice estas tareas de manera consistente, su cerebro y cuerpo eventualmente aprenderán que estas tareas significan que es hora de dormir, lo que le ayudará a conciliar el sueño de manera más rápida y apacible.

Prepare su ambiente para el éxito.

Usted no practicaría su coro solo en una biblioteca ni iría al gimnasio con sus zapatos más altos de tacón. Nuestro ambiente y las herramientas que utilicemos en él hacen una diferencia importante, y lo mismo es cierto para nuestro sueño. La Dra. Mercado García recomienda preparar su dormitorio de manera que se sienta tranquilo y apacible. Ordene el dormitorio, compre sábanas que no le piquen y descanse su cabeza sobre una almohada que se sienta bien para su cuello. Mientras más sereno haga usted que sea su ambiente para dormir, más disfrutará meterse en la cama por la noche.

Hable con su médico.

Si usted ha probado todos estos consejos y todavía está teniendo problemas para conciliar el sueño y/o mantenerse dormido, hable con su médico. El Dr. Lyon y la Dra. Mercado García están de acuerdo en que a veces las estrategias de “hágalo usted mismo” simplemente no son suficientes. El insomnio y la apnea del sueño son solo dos de una variedad de trastornos más graves del sueño que requieren atención médica. Su médico puede recomendar más consejos, medicamentos o un especialista que pueda ayudar.

Menu