Diez consejos para calmar los antojos

Blog, Comida

por: Melinda D. Maryniuk, MEd, RD, CDE

Todos han tenido la experiencia de trabajar tan duro para comer mejores porciones y más pequeñas. Más frutas y verduras. Pero hay momentos en los que a simplemente se te antoja algo específico para comer. Por lo general, es algo dulce o salado. Tus voces internas te están volviendo loco provocándote, diciéndote “adelante, puedes tenerlo” o “es solo esta vez”. Claro, sabemos que permitir las golosinas o antojos de vez en cuando está bien, pero también sabemos que hay momentos en los que las golosinas o antojos “ocasionales” se convierten en algo que se repite cada día (¿o cada hora?).

¿Qué puedes hacer para calmar los antojos? ¿Cómo puedes sentir que tienes el control y no darte por vencido cuando no quieras hacerlo?

Revisa estos 10 consejos y prueba aquellos que creas que te podrían funcionar mejor.

  1. Conoce tu razón o motivación personal – Todos necesitan identificar su propia razón o motivación personal, una razón o motivación personal por la que quieras estar más sano, comer mejor y perder peso. Quizás sea que puedas sentarte en el suelo (y volver a levantarte) con más facilidad cuando esté jugando con tus nietos o tu perro. Quizás sea que puedas tomarte esas vacaciones de senderismo con las que haz estado soñando con los amigos sin ser el primero en darse por vencido. Anótela. No tienes que compartirla con los demás, pero quizás tengas que recordártelas a ti mismo por qué estás trabajando tan duro. Las personas que tienen objetivos de salud que sean personalmente importantes tienen más probabilidades de lograrlos.
  1. Resiste y recompénsate – Es más fácil de lo que piensas. Cuando un alimento parezca estarte llamando, reconoce la tentación y dale la espalda. Distráete dando un paseo, leyendo un libro, escribiendo un mensaje de correo electrónico o simplemente escribiendo en tu diario una nota. La mayoría de las personas descubre que la “mente sobre la materia” realmente funciona. Luego, date una palmadita en la espalda por tu logro. Quizás tome un poco de tiempo aliviar algunos antojos, pero tu puedes entrenarte para dejar de tenerlos.
  1. Come las comidas y las colaciones puntualmente – Comienza bien el día con un desayuno que incluya un poco de proteína (tal como un huevo, queso light o yogurt griego). Planifica sus comidas y colaciones con anticipación para que no te preguntes qué hay para comer.
  1. Evita el hambre ­– Evita especialmente ir al supermercado cuando tengas hambre. Es muy fácil agarrar una bolsa de papas fritas o chocolate, ya que nadie lo sabrá excepto tu. Compra después de que hayas comido, pero si eso no se puede evitar, pon un artículo en tu lista que puedas comer de inmediato en cuanto subas al coche y que te hará sentirte bien, tal como un plátano o una pequeña barra de granola.
  1. Limita las exposiciones a los alimentos – Mantén los alimentos tentadores fuera de la vista y las mejores opciones al alcance de la mano. Considere la posibilidad de grabar sus programas favoritos de TV y avanzar rápidamente por los anuncios si sirven como un disparador para que usted coma.
  1. Come suficiente proteína y fibra – Con más fibra (verduras, frutas y granos y cereales integrales) y proteína en su dieta, usted se sentirá más satisfecho y menos tentado por los antojos.
  1. Duerme lo suficiente – Es verdad. Los malos hábitos de sueño pueden alterar las fluctuaciones normales de las hormonas del apetito, conduciendo a los antojos y al mal control del apetito.
  1. Bebe agua – A veces, los antojos de comida se confunden con el hambre o la sed. Si estás pensando en comer algo que estás tratando de evitar, comienza con un vaso grande de agua fría o una taza de té de hierbas o infusión.
  1. Sé realista – Recuerda la regla 80/20. Alimentos saludables por lo menos el 80% del tiempo, pero deja espacio para los antojos. Compra los alimentos tentadores que se te antojen en porciones pequeñas para reducir la tentación de comer en exceso.
  1. Prepárate – Si se te antoja un alimento en particular, haz tu propia lista de ” botanas saludables” como un sustituto para estar preparado. Si descubres que se te antoja un helado, en lugar de comer del recipiente, busca una nieve más baja en calorías que puedas disfrutar.

Menu