Las diferentes dietas funcionan para diferentes personas

¿Alguna vez te has preguntado por qué hay tantas dietas diferentes… y cada una tiene seguidores que juran que es la MEJOR? Es cierto: diferentes dietas funcionan para diferentes personas. No hay una mejor manera que funcione para todos. ¡La mejor dieta es la que crees que puedes seguir! Si bien, idealmente, un plan de alimentación saludable es uno que puedas seguir por el resto de tu vida, reconocemos que muchas personas están buscando un plan más estructurado o un plan para empezar a perder peso.

Al evaluar las ventajas y desventajas de los diferentes enfoques de dieta para ti, ten en cuenta estos principios para una pérdida de peso saludable. Además, habla con tu dietista y con tus proveedores de atención médica, ya que pueden ser muy útiles para hablar sobre las opciones.

Principios para la pérdida de peso saludable:

  • Enfócate en comer diversas frutas, verduras, granos integrales, carnes magras y pescado, lácteos bajos en grasa, nueces, grasas saludables y otros alimentos ricos en fibra y mínimamente procesados.
  • Evita los azúcares agregados y limita los carbohidratos refinados (como los productos hechos con harina blanca como pan, pasta, cereales para el desayuno y productos horneados). Limita el alcohol y otras bebidas cargadas de calorías.
  • Pérdida de peso gradual, que no exceda de 1 a 2 libras por semana. Un programa estructurado de pérdida de peso por lo general incluirá clases de nutrición, una oportunidad para hacer ejercicio, apoyo grupal y supervisión médica, todo durante un período de al menos 8 semanas. Los programas más largos son más efectivos.
  • Incluye ejercicio regular, tanto aeróbico (por ejemplo, caminar o andar en bicicleta) como entrenamiento de fuerza (por ejemplo, usar bandas de resistencia); con el objetivo de hacerlo 6 a 7 días a la semana, durante 60 a 90 minutos al día.
  • Incorpora principios de alimentación consciente. Practica nuevos comportamientos para ayudarte a disfrutar los sabores, aprender a comer más lentamente, minimizar la distracción y reducir las señales de comida en tu entorno.
  • Ten un plan de apoyo continuo y para que pases de la fase de inicio rápido a una fase de mantenimiento a largo plazo.

Evaluación de las opciones:

A medida que revises diferentes opciones de planificación de comidas o dietas, utiliza esto como una guía para ayudarte a elegir:

Cosas a buscar…

  • Todos los alimentos se pueden comer, con moderación.
  • Parece una forma de comer con la que podrías quedarte toda la vida.
  • Recomienda solo objetivos moderados de pérdida de peso: no más de 1 kg (2 lb) por semana 
  • Incluye 3 comidas por día y 1 a 2 bocadillos opcionales. Sin ayuno.
  • Tiene aportes de un profesional de la salud experimentado y acreditado

Cosas a evitar…

  • Deja de lado por completo uno o más grupos de alimentos (trigo, lácteos, carbohidratos, etc.)
  • Promete resultados rápidos sin esfuerzo.
  • Es necesario que compres productos o suplementos especiales; costosos.
  • Implica ayuno periódico o niveles muy bajos de calorías (menos de 1200 al día).
  • Sigue un libro que haya sido un éxito en ventas; no tuviste aportes de profesionales médicos o de nutrición.


Escoger un plan de comidas o dieta: 

Y finalmente, si bien en general hay planes de comidas, dietas y estilos de alimentación preferidos, reconocemos que no hay una talla única para todos.  Hay cinco tipos principales de patrones de alimentación o dietas, y se dividen en un continuo:  aquellos que puedes seguir durante toda la vida en un extremo… y aquellos que solo están destinados a un inicio rápido a corto plazo en el otro extremo.  (Piensa en los “patrones o planes de comidas” como aquellos que están destinados a ser utilizados durante toda la vida, y en el otro extremo del espectro, las “dietas” son medidas más drásticas, destinadas al uso a corto plazo para ayudar a que las cosas funcionen). Además de estos ejemplos, hay diversas aplicaciones que ofrecen

  • Patrones saludables: Estos planes de comidas incluyen muchas frutas y verduras, granos integrales, fuentes saludables de proteínas y grasas con un mínimo de azúcares añadidos, sal y alimentos procesados.
  • Pasos pequeños: En este tipo de dieta, el objetivo para muchos es “Hacer una cosa” que hará la mayor diferencia. Puede ser omitir bebidas azucaradas o dejar de almorzar en restaurantes de comida rápida.
  • Apoyo grupal: La investigación muestra que la pérdida de peso es más efectiva y duradera cuando es parte de un programa que involucra apoyo continuo y que dura al menos 8 a 10 semanas. Cuanto más extenso sea, será mejor. El apoyo puede ser en vivo o en línea.
  • Planes estructurados: La evidencia muestra que cuando limitas las opciones alimenticias de las personas, comerás menos y perderás más peso. Los planes estructurados dependen de comidas preparadas previamente y batidos y barras especialmente formulados para reemplazar 1, 2 o 3 comidas al día.
  • Buen inicio: Estos enfoques por lo general no se recomiendan a largo plazo (más de varios meses) ya que si bien pueden provocar una pérdida de peso a corto plazo, no ayudan a formar patrones de alimentación saludable a largo plazo.
Menu