Cuatro cosas que podemos aprender de los Espartanos sobre la pérdida de peso

Escrito por: J. Christopher Eigel

A veces, el camino de la vida parece ser imposible de superar. Como Leónidas, el rey espartano, que tuvo que reunir a sus hombres más valientes para defender Grecia durante la invasión persa en la famosa Batalla de las Termópilas en 480 A.C. En una de las batallas más famosas de la historia antigua, Leónidas condujo a trescientos hombres para defender a Esparta y Atenas contra doscientos mil invasores. Las probabilidades eran imposibles, el compromiso con la causa absoluto.

Entonces, ¿qué tiene esto que ver con bajar un poco de peso o tener un poco de mala salud? Bueno, los hombres que lucharon en esta batalla tenían que estar en excelente forma. No, ese no es realmente el punto y, por supuesto, esto no funcionó realmente para ellos personalmente al final ya que, aunque se convirtieron en mártires y llegaron a ser famosos en la historia, todos fueron asesinados. Lástima. El punto es que cuando las metas parecen ser demasiado ambiciosas para lograrlas, probablemente lo son. Las cosas son casi siempre más fáciles de lograr en incrementos más pequeños, una cosa a la vez.

No somos espartanos. Bajar de peso y hacer que su cuerpo se vuelva saludable no tiene por qué ser un escenario de vida o muerte. He visto a muchos amigos y familiares decidir que era hora de volverse saludables, y luego hacer una dieta u otra que descubrieron en un infomercial o por la promoción de una celebridad. En casi todos los casos, cuando tomaron ese camino, salieron más pesados y menos saludables que cuando comenzaron. Puede que las cosas fueran bien a corto plazo, pero nunca duraron.

Si usted tiene la disciplina de un espartano y está dispuesto a sacrificarse, entonces quizás pueda de hecho lograr sus metas de salud con un régimen estricto. Pero recuerde, la Batalla de las Termópilas solo duró tres días. Aunque el compromiso de los trescientos fue noble, la realidad es que no sabemos cuánto tiempo lo habrían mantenido ya que todos fueron asesinados.

Mi hermano, que no es un espartano, porque aunque no creo que se haya hecho una prueba de ADN estoy bastante seguro de que no tiene linaje griego, ha logrado mantener su peso bajo control durante años. Había probado las dietas de moda en el pasado, cambiando todo a la vez siguiendo un plan específico. Y la verdad es que esos enfoques no funcionaron. Y no estaba tratando de bajar cien y ni siquiera cincuenta libras. Estaba tratando de bajar veinte o treinta libras y no recuperarlas.

Usted tiene que empezar haciendo una cosa a la vez, no rehacer toda su vida de una vez y asumir un “compromiso total”. No me malinterprete, es noble si usted puede hacerlo y tal vez será recordado miles de años después en la historia junto a los espartanos, pero hay un camino más fácil y lógico.

Estas son varias cosas sencillas que usted puede hacer para comenzar.

Comience con el control de las porciones. A mí me encanta la pasta. Pero en lugar de un plato lleno, reduzca su porción. No sea tan entusiasta y reduzca su porción a la mitad de inmediato. Entonces usted todavía tendrá hambre y volverá por ese segundo plato, justificado porque solo comió la mitad en primer lugar. En mi caso, dos mitades por lo general son más que el todo. Coma un poco menos, lo suficiente para saciar el hambre pero no tan poco que usted se sienta tentado a volver por más.

Empiece bebiendo menos refrescos. O tome agua entre las cervezas. Si usted está en una fiesta o relajándose frente a un juego por televisión, o simplemente pasando el rato, tener una bebida en su mano es cómodo. Entonces tome agua. Comience con pequeños pasos y, con el tiempo, esto se volverá natural y cómodo. Hacer cualquier cosa de golpe nunca es fácil. A menos que sea realmente de golpe, ya que eso puede ser bastante bueno.

Empiece llenando la mitad de su plato con vegetales sin almidón. Un hecho poco conocido es el siguiente: los espartanos odiaban sus verduras. No las comían. Pero solo tenían tres días, así que ¿a quién le importaba? Sea mejor que un espartano y coma sus verduras. Deje el almidón. Me encanta el almidón, pero demasiado no es saludable.

Comience eligiendo nueces o cecina en lugar de papas fritas o galletas como bocadillo. (A los espartanos les encantaba la cecina) Disminuya lentamente la cantidad de dulces que usted coma a la vez o la frecuencia con la que los coma. A menos que usted sea una mujer, no deje completamente el chocolate. Hay algo en el chocolate que evita que las mujeres se enojen. Si usted es una mujer, entonces pruebe una de estas otras cosas pero NO deje el chocolate de golpe. Leónidas consultó al Oráculo de Delfos antes de entrar en batalla contra los persas. El oráculo convenció a Leónidas de que no sobreviviría a la Batalla de las Termópilas, pero lo que no sabe todo el mundo es que ella estaba drogada con chocolate. Por supuesto, ella tenía razón, pero eso no viene al caso. Las mujeres siempre tienen la razón.

Este es el verdadero punto. Haga una cosa a la vez. Empiece en pequeño. Empiece con moderación. Haga el primer cambio menor y use el éxito como base. No todos los cambios funcionarán para todos, así que descubra lo que funciona para usted y luego use ese éxito como base. Esto no es una última batalla contra un ejército invasor, es hacer un pequeño cambio que dure y usar luego esto como base.

Tómeselo con calma. Tarde o temprano usted empezará a notar los cambios. Y eventualmente, también lo harán los demás.

No soy médico, pero representé a uno en mi juventud.

Para encontrar un endocrinólogo en tu área, haz clic aquí

¡Inscríbete en nuestra clase gratuita en línea aquí!

Menu